Cómo medir el impacto social

Cómo medir el impacto social

El impacto social se puede entender como el efecto que tiene una acción en la comunidad o en el bien común. Una correcta medición de impacto social debe contar con datos precisos sobre la aportación o inhibición que sea resultado de alguna iniciativa, intervención, ayuda o actividad, comportándose como una herramienta para tomar decisiones.

La Organización Internacional del Trabajo menciona que “[d]ebido a la importancia que ha adquirido el desarrollo de competencias y calificaciones, así como el monto significativo de inversiones públicas y privadas, es necesario conocer el impacto de las acciones.”

Medir el impacto social es una tarea compleja, la cual requiere esfuerzo, herramientas y mucho tiempo. Muchas veces se requiere conoce de métodos estadísticos y de conocimientos experimentales. También requiere un tratamiento específico de datos y planificar de manera muy concreta cuáles son los objetivos que se desean obtener.

Si bien existen métodos experimentales (Ensayos de control aleatorio) y no-experimentales (Regresión discontinuaPuntaje de propensiónVariables intrumentales, entre otras) para la medición de impacto, es necesario conocer a profundidad las ventajas de cada método, sus fortalezas y sobre todo sus limitaciones. Al hacerlo, es más fácil generar indicadores pertinentes y relevantes que puedan combinarse de manera correcta para generar indicadores complejos capaces de resistir cualquier evaluación.

Para toda medición de impacto, existen por lo menos 7 pasos de los que puedes partir para empezar a medir tu impacto social:

1. Prever el impacto que puedes generar. Tener una idea de los tipos del impacto que existen y los que como organización puedes llegar a generar voluntaria o involuntariamente.

2. Establecer objetivos. Que el problema social que buscas mitigar esté alineado con el resto de tus objetivos, misión y visión. Deben ser específicos, medibles, alcanzables, realista y en un periodo de tiempo determinado.

3. Identificar Stakeholdersy su impacto. Las partes interesadas o actores clave que juegan un papel directa o indirectamente en tu intervención o acción social (proveedores, accionistas, empleados, comunidad, etc) por medio de una matriz de stakeholders para visualizar la cercanía, el involucramiento de cada actor y como manejar a cada uno.

4. Conocer la calidad y el tipo de datos con los que se cuentan. Muchas veces, lo que más requiere tiempo (y dinero) en una medición de impacto es la generación de datos y levantamiento de información. Sé prudente e investiga qué datos ya existen en tu intervención para poder reducir el costo de la medición.

5. Identificar una metodología adecuada. Este paso te alivará muchos problemas al momento de procesar los datos o levantar nueva información. La planeación de cada paso (metodología de medición de impacto) ayuda a que el tetris embone perfectamente y de la manera más sencilla.

6. Identificar incomes, outputs y outcomes. Recopilar y conocer datos de tus recursos, actividades y resultados, todo a través de una Teoría de Cambio.

7. Establecer indicadores. Elegir los indicadores de resultados y efectos a comparar periódicamente para medir tu impacto y verificar si cumples con los objetivos establecidos.

En una Teoría de cambio podrás seguir circularmente ya que los resultados de tu medición de impacto te ayudarán a cambiar objetivos y modificar tus incomesoutputs outcomes. Medir el impacto genera conocimiento para crear estrategias y soluciones a todo tipo de problemas sean económicos, sociales, ambientales o culturales. No esperes más y conoce el impacto que genera tu organización, asociación y empresa.

Escrito por María Fernanda de la Garza OsunaRoberto Carvallo Escobar

Publicado originalmente en Resiliente Magazine

Cerrar menú